:::: MENU ::::

viernes, 13 de diciembre de 2019




¿Cómo se puede decir poesía?
               me pregunta la niña
                                      no sé,
                le digo acongojado

       Y amor, ¿cómo se atrapa?
                                      no sé,
digo, apretando el corazón

            Y no lo sé en verdad

Únicamente puedo mirarla
jugar bajo el sol,
                 entre las hierbas
y escaparme
       en el canto de los pájaros…

No sé, regreso a sus cuestiones,
         pero cuando la veo brillar
con su travesura blanca
         me oculto a escribir
en este espacio…

jueves, 5 de diciembre de 2019


Cuando el sol este dentro de mi
                            estaré enlazado a tu sonrisa
      Mientras tanto
                    el camino
                             me lleva a la incertidumbre
                                                             de tu mirada lejana

      Paciente estoy en el eco de tus pasos

¡Buscadora, ve a encontrar!
                                      Que la antorcha 
                                                               la tengo yo
                                                                   me la quede
                                                                                                                                  cuando me deslumbro tu alma  


lunes, 11 de noviembre de 2019










A veces le espío en su soledad
y siento como su cuerpo es una excusa
que se aferra al tiempo
para no salir volando.

En su piel las cicatrices son costuras
por las que se deshilvana la ausencia
y cada respiración es un nuevo mundo
en el que las fotografías ejercen de memoria.

Todos mienten cada vez más

y cuando por casualidad
toma conciencia de sí mismo
el mar es sólo un instante,
el resto todo es naufragio.


Uqbar

martes, 15 de octubre de 2019

Necesito retornar a la oscuridad,
          donde caía de la cama,
              a capturar sensaciones escurridizas,
                          que se escapan en la quietud de la noche.


Volver a deshacerme en tinta y sudor,

        sentir la solvencia de lo efímero,
             como la eternidad del placer
             que acaricia lo recóndito
                                         de tu mirada:
                                                               “el bolígrafo, aquí,
                                                                 se me resbala,
                                                                                 cae
                  entre cada guiño del marrón de mis motivos...”

… pero simplemente,
                                     ya no estás,
y quedo vagando en la inconsciencia.

sábado, 28 de septiembre de 2019


Él nudo en mí estómago
       actúa de conciencia latente
       pide a gritos que rompa la conformidad
me desafía a no seguir la inercia 
           la resaca, la corriente
                que atrae y atrapa.
                        
Pero cada vez que te miro
mis piernas de goma
                 me ponen en balanza
                 me mandan yacer en mis escombros
y quedo allí respirando
                      el néctar de tu ausencia.
       
¡ Otra vez será !, me dicta el corazón,
¡ volverá a pasar frente a tu espacio !

domingo, 15 de septiembre de 2019

Esta tarde anochece
la turbulencia de bocas
ese girar la desnudez
con que se tocan dos cuerpos:
                                         poemario sin palabras.

Tiempo ignoto
                      en los labios
                      en la lengua
                      en el pezón
   de un deseo que se degusta
a la orilla
              (insaciable de toda la ternura)
donde las humedades
                                 se hacen rios
                                 luego mares
                                 luego océanos
                                                       de cosas indecibles.


Ana Ma. Greene M.

lunes, 9 de septiembre de 2019


Inquieta recorre la casa,
buscando algún mantel donde sacudir sus preocupaciones
respira pero bajo letargo
se esconde entre las mantas
y pide una tregua para seguir soñando.
Su mirada se pierde en una profundidad que sólo ella conoce.
Enciende y apaga el interruptor de la consciencia a su antojo.
No te puedo juzgar.
Llevo días intentando desconectarme de esta falsa realidad
que de vez en cuando me embauca,
y no lo consigo.



inmilla

jueves, 29 de agosto de 2019


                   
                    Presiente el hacha el árbol
y se esconde la savia en sus raíces
                    quiere ser tierra y sol
mineral y luz

                     Sabe la fecha el condenado
y se oculta la sangre en sus ancestros
                    quiere ser niño y esperanza
comienzo y eternidad

                    El árbol es patíbulo de condenados
                    muerto para matar
                    El condenado es ejemplo de hombres
                    muerto para exculpar

Se siente finita la vida
                    y se esconde el ser en sus creaciones
quiere hacerse árbol y hombre
                    savia y sangre

Se sabe infinita la muerte
                    y se oculta la nada en su vacío
quiere hacerse vida 
                                 y no es

jueves, 22 de agosto de 2019





Huele a humedad
el cielo está al borde del parto
y antes de que rompa aguas
los molinos de viento
se dejan llevar hasta el naufragio.

Aquí, donde nunca llueve mar
disfruto de la tormenta sólo un instante
hasta que el primer rayo ilumina tu casa.
conmigo las previsiones siempre se cumplen
cuando te conocí anunciaron precipitaciones.

Has salido a la ventana
y me ensimismo durante un rato
hasta que la rambla de agua
cala mis zapatillas.

Ahora ya sé que
aunque más tarde escampe
el resfriado llegará mañana
y las toses durarán toda la primavera.




Uqbar
Armando Téllez Figueroa. Con la tecnología de Blogger.