:::: MENU ::::

martes, 15 de octubre de 2019

Necesito retornar a la oscuridad,
          donde caía de la cama,
              a capturar sensaciones escurridizas,
                          que se escapan en la quietud de la noche.


Volver a deshacerme en tinta y sudor,

        sentir la solvencia de lo efímero,
             como la eternidad del placer
             que acaricia lo recóndito
                                         de tu mirada:
                                                               “el bolígrafo, aquí,
                                                                 se me resbala,
                                                                                 cae
                  entre cada guiño del marrón de mis motivos...”

… pero simplemente,
                                     ya no estás,
y quedo vagando en la inconsciencia.

sábado, 28 de septiembre de 2019


Él nudo en mí estómago
       actúa de conciencia latente
       pide a gritos que rompa la conformidad
me desafía a no seguir la inercia 
           la resaca, la corriente
                que atrae y atrapa.
                        
Pero cada vez que te miro
mis piernas de goma
                 me ponen en balanza
                 me mandan yacer en mis escombros
y quedo allí respirando
                      el néctar de tu ausencia.
       
¡ Otra vez será !, me dicta el corazón,
¡ volverá a pasar frente a tu espacio !

domingo, 15 de septiembre de 2019

Esta tarde anochece
la turbulencia de bocas
ese girar la desnudez
con que se tocan dos cuerpos:
                                         poemario sin palabras.

Tiempo ignoto
                      en los labios
                      en la lengua
                      en el pezón
   de un deseo que se degusta
a la orilla
              (insaciable de toda la ternura)
donde las humedades
                                 se hacen rios
                                 luego mares
                                 luego océanos
                                                       de cosas indecibles.


Ana Ma. Greene M.

lunes, 9 de septiembre de 2019


Inquieta recorre la casa,
buscando algún mantel donde sacudir sus preocupaciones
respira pero bajo letargo
se esconde entre las mantas
y pide una tregua para seguir soñando.
Su mirada se pierde en una profundidad que sólo ella conoce.
Enciende y apaga el interruptor de la consciencia a su antojo.
No te puedo juzgar.
Llevo días intentando desconectarme de esta falsa realidad
que de vez en cuando me embauca,
y no lo consigo.



inmilla

jueves, 29 de agosto de 2019


                   
                    Presiente el hacha el árbol
y se esconde la savia en sus raíces
                    quiere ser tierra y sol
mineral y luz

                     Sabe la fecha el condenado
y se oculta la sangre en sus ancestros
                    quiere ser niño y esperanza
comienzo y eternidad

                    El árbol es patíbulo de condenados
                    muerto para matar
                    El condenado es ejemplo de hombres
                    muerto para exculpar

Se siente finita la vida
                    y se esconde el ser en sus creaciones
quiere hacerse árbol y hombre
                    savia y sangre

Se sabe infinita la muerte
                    y se oculta la nada en su vacío
quiere hacerse vida 
                                 y no es

jueves, 22 de agosto de 2019





Huele a humedad
el cielo está al borde del parto
y antes de que rompa aguas
los molinos de viento
se dejan llevar hasta el naufragio.

Aquí, donde nunca llueve mar
disfruto de la tormenta sólo un instante
hasta que el primer rayo ilumina tu casa.
conmigo las previsiones siempre se cumplen
cuando te conocí anunciaron precipitaciones.

Has salido a la ventana
y me ensimismo durante un rato
hasta que la rambla de agua
cala mis zapatillas.

Ahora ya sé que
aunque más tarde escampe
el resfriado llegará mañana
y las toses durarán toda la primavera.




Uqbar

miércoles, 21 de agosto de 2019







Soy un verso asido al tejado
la canción sobre la que pasta el poeta
cuando el trapecista siente
la llamada perdida del alambre.

Tus labios se abrazan al silencio
y el pí pi pi de un móvil me informa
tras la abreviatura de un latido
que ha fracasado mi golpe de estado

Últimamente miro tus labios
con la emoción de poner nombre a las cosas
y la necesidad de olvidar todas las palabras.

Lo dicen las noticias
tu voz es una revolución sin alzamiento
un susurro que golpea firme el yunque de mi oído
para derrocar la democracia de cuanto pienso

Ahora, mientras oposito a tus noches
y busco en mis bolsillos
alguna fórmula que resuelva el enigma
no encuentro salario que pague la deuda.

Lo dejo estar,
tú todavía no sabes
que cuando estás sentada sobre el precipicio

yo también siento el abismo.


Invítame ¡oh! ¡Bastardo hermano!,
un trago de fuerte ron,
que nuble el dolor de las heridas
de batallas ganadas y perdidas.

Choquemos el cristal que lo contiene,
que nuestra sangre no detiene
ni el frio de la tumba del caído.

Que la victoria que nos ha sido negada,
sea el ritual de la hondonada,
donde yacerán los huesos,
afrentas e injusticias,
de quien ose mancillar nuestra grandeza.

Vaciemos, pues, aprisa nuestras copas,
que impaciente la parca nos espera
y nuestra gloria será ya conocida,
vibrante y libre en su regazo…

martes, 20 de agosto de 2019

         Sofía despertó tarde,
                                           "para variar".
Afuera llovía,
                      de esas lluvias quedas que recuerdan las tristezas
Sofía

Bostezo con unas fauces tan grandes
      que se trago el mundo
                       y siguió durmiendo,
       " para variar…"
Armando Téllez Figueroa. Con la tecnología de Blogger.